*

Internacionales

Portada  |  05 agosto 2022

Revelan que el agua de lluvia ya no es segura para tomar

Esas PFAS, que realmente es un nombre adoptado para referirse a sustancias " alquílicas per- y polifluoradas o sustancias altamente fluoradas" son extremadamente persistentes y dañinas para el ecosistema.

El agua de lluvia ya no es potable en ningún lugar del mundo. Así lo ha explicado esta semana una revista científica y tecnológica de la Universidad de Estocolmo, que ha detallado que "incluso en la Antártida y en la meseta tibetana, el agua de lluvia no es segura para beber".

Esto, en palabras de los investigadores, se debe a que las PFAS (sustancias químicas y peligrosas creadas por el propio ser humano) se han propagado por la atmósfera de todo el planeta y provocan que ese agua de lluvia, o incluso la nieve en lugar de difícil acceso, esté ciertamente contaminada o con sustancias tóxicas.

Esas PFAS, que realmente es un nombre adoptado para referirse a sustancias " alquílicas per- y polifluoradas o sustancias altamente fluoradas" son extremadamente persistentes y dañinas para el ecosistema.

Según detalla esta publicación, son también perjudiciales para la salud del ser humano: pueden afectar provocando cáncer, infertilidad o complicaciones en el embarazo, problemas en el sistema inmunitario o problemas de aprendizaje y conducta en los más pequeños.

Comentarios